La tranquilidad del hogar no siempre se cumple. Deberíamos ser capaces de dejar el estrés fuera de casa y disfrutar de la vivienda que tanto trabajo nos ha costado encontrar.

Podemos conseguir una vivienda libre de estrés a través de la decoración o partiendo desde su origen, su construcción. De todos es sabido que estar en contacto con la naturaleza calma la mente, por eso algunas de las viviendas que presentamos en este vídeo están enclavadas en parajes naturales y cuentan con grandes ventanales desde los que contemplar el bosque.

La mayoría de nosotros pasamos menos tiempo del que nos gustaría en nuestros hogares, esperamos con ansias las vacaciones pero deberíamos ser capaces de disfrutar del día a día en nuestro hogar. A veces, somos nosotros quienes aumentamos nuestros niveles de estrés, es posible conseguir una mente más tranquila con pequeños gestos como: cuidar la calidad de nuestro sueño, elegir alimentos sanos, mejorar el desorden, iluminar mejor cada estancia, etc.

Técnicas como el minimalismo o el Feng Shui pueden ayudar a un estado con menos estrés en nuestra vivienda, tener una vivienda en plena naturaleza, también pero no a todos nos lo permite nuestro trabajo.

WhatsApp chat